jueves, 15 de junio de 2017

Armando o los tratados de la soledad

¿Qué es una pérdida? Es sentir que te hundes en la cama como arena movediza, es estar en pie aunque por dentro todo se derrumba y la gravedad se siente diez, veinte hasta cien veces más y luchas por no dejarte caer al suelo; es sonreír a todo y a todos con una expresión falsa de bienestar y alegría aunque quisieras llorar o gritar y mandar todo a la mierda y responder "no estoy bien" cuando todos te preguntan "¿como estás?" pero tu respondes en automático "bien" porque nadie espera la verdad y también porque prefieres no tener que explicar porque no estás bien porque contarlo es sentirte raro, extraño, incómodo y prefieres actuar normal y seguir la vida porque te das cuenta que aunque tu alma se desgarre el mundo sigue girando y que igual y a nadie le interesa o nadie quiere cargar con una persona que se siente mal, triste, doliente porque da hueva, porque aburre, incomoda, harta, porque todos tienen cosas más divertidas que hacer como para ocuparse de la tristeza de uno y decides mejor seguir tu rutina como siempre, como si nada pasara porque eso demuestra que estás bien aunque por dentro pase de todo y olvides a ratos y te castigues por olvidar y te castigues por no seguir adelante y te flageles por todo lo que pienses, por no haber sido mejor amigo, mejor novio, mejor hermano, mejor padre, mejor hijo, por los miles de hubieras que ahora cargas contigo, por la cobardía para decir te quiero, te amo, te perdono, te extraño, por no estar contigo. Por dejar que el orgullo o el miedo te ganara y el tiempo te tomara por sorpresa. Y escuchas una canción y cantas un solo de lágrimas. Y no ves sentido en lo que haces, en lo que sigues haciendo y nada te satisface. Y piensas que esa persona está en un lugar mejor y te deberías reconfortar pero eres muy egoísta y no quieres que esté en un lugar mejor quieres que esté contigo como antes, como siempre debió ser y maldices el tiempo que no se detiene y quieres guardar esos momentos que tuvieron como eternos y ojalá tuvieras una máquina del tiempo para vivir todo lo que pasaste de nuevo y sentirlo más intenso. Y estar a su lado siempre. Y le hablas a solas y esperas una respuesta que sabes que no llegará. Y suspiras y te secas las lágrimas y te colocas una coraza de templanza, de tranquilidad y de paz para contener ahora a aquellos que si son capaces de llorar de frente a los demás, de frente a quién se fue. Y te creen frío o sin sentimientos sin saber que estás destrozado por dentro y solo ocupas un abrazo sincero pero sigues andando moribundo hasta que llega alguien que te ha observado y que con un "yo se lo mucho que significaba para ti" logra quebrarte y rompes en llanto real y doloroso llanto de esos ríos catárticos que duelen muy dentro y moqueas y sigues llorando y ya no importa nada hasta después de un rato recobras compostura y te da pena haber mojado con tus secreciones faciales a quien te logró contener y te repones y vuelves a tu máscara de siempre. Y así a veces a ciclos, a ratos, a meses, a años, hasta la próxima vez, hasta que llega un muerto más y todo lo reparado se vuelve a ir al carajo. Y otra vez tienes que juntar los pedazos aunque cada vez van faltando más y más piezas del rompecabezas pero ni modo hay que resignarse a seguir armando los fragmentos que queden y aceptar los que falten, a esa ausencia que vuelve la vida más pesada.

Alejandro.

jueves, 27 de abril de 2017

Cartas al cielo

Dejé de escribir hace tiempo, ya no había motivos o razones para hacerlo, escribía para ti, para que me vieras, para que me reconocieras, para darte algo entre todas las carencias que tengo, algo por muy poco que fuera, algo que fuera tuyo que fuera hecho por mí pero ya no estás y esas cartas que te escribía se perdieron. Ya no estás y no hay musa que me inspire, no hay quien tome tu lugar ni lo habrá. Traté de escribir a pesar de eso pero las letras parecían carentes de estilo, de fondo, de espíritu, de alma y es que ¡ya no estás tú maldita sea! ¿Como obligarme a escribir sin ti? ¿Como plasmar en tinta lo que ahora se escribe con lágrimas? No he parado de llorar, ya son más de seis meses y no he parado de llorarte, a ratos y a solas, me ven fuerte pero no saben que estoy derrumbado. He tratado de superarte pero no se si algún día quiera o pueda hacerlo. Ayer fue mi cumpleaños ¿sabías? Y es la primera vez que no estás tú para felicitarme y se siente de la chingada, me siento solo, triste y nadie a mi alrededor siquiera percibe mi dolor y no tengo intenciones de exponerlo. Un día fuiste mi todo y no entiendo que nos pasó, no entiendo, yo te ame más que nada y tú me amaste igual y no es justo que esta historia termine así, no lo tolero, no lo aguanto, me llena de coraje y de rabia,  no puedo aceptar este final donde tú estás muerto y yo acabo sólo y miserable. Así que mírame desde el cielo o donde quiera que estés o al menos déjame imaginarte que estás ahí en alguna parte observando,  porque volveré a escribir, a reescribirte, a reescribirme, a reescribirnos, nuestra historia, porque esta puta vida es una mierda y al menos en la imaginación nos merecemos un final feliz. Mírame de donde quiera que estés. Te escribiré, aunque mis letras no tengan fuerza y aunque nunca lo leas, te seguiré escribiendo, aunque sea lo único que haga, es una promesa.

Te amo.

Alex.

jueves, 9 de febrero de 2017

CADÁVER

Un rincón lejano y oscuro,
ojos estériles de llanto,
una boca moribunda
y una esperanza nauseabunda.

Necesito un cuerpo que explote
de rabia, de hambre, de coraje.
Necesito un alma que sienta,
que anhele, que viaje, que vuele.

Un piano interpretando mis fracasos,
una noche acompañando unos tragos;

y se esconde el te extraño en palabras de aliento,
y se esconde el lloriqueo en sonrisas de antaño,
y se esconde el te amo en cómplices silencios.

Has sangrar mi cadáver que extraña el filo de un suspiro,
carcome mis labios que olvidan el asfixio de un beso,
masacra mi pecho que añora el azote de un latido.

Vida mía sométeme a la más cruel de tus torturas,
sé mi verdugo, mi flagelo, mi cruz,
que aquí a la luz de las ausencias
tu dolor es dicha que reanima.

A.G.

lunes, 30 de mayo de 2016

Something is missing

Falta algo...

No, no es una estúpida pareja, ni amor ni ninguna de esas estúpidas cursilerías, es algo más profundo, un sueño prófugo, un pensamiento difuso, un deseo fantasmagórico, es algo oculto entre las sombras, entre las nubes. Eso que se encuentra en esa pequeña brecha cuando te lanzas al vacío y estás a punto de tocar el suelo. Y me da tristeza no tenerlo, me da nostalgia el carecerlo, me da, me da un vacío aquí dentro donde debería haber un alma. Un alma que sigue corriendo, escapando y huyendo como un día le dije que lo hiciera para que sobreviviera, para que no muriera como yo al menos.

Alex García

jueves, 28 de enero de 2016

LA CARTA

Sostenía la carta doblada en mi mano, mientras leía lo que escribiste en ella. Muchas palabras bonitas, muchas frases de poeta. Inevitablemente medía las acciones chiquitas, esas que se alejaban de las grandes promesas. Puse la carta en frente de mí, cerrada, para no ver las letras que me compadecían a volver una y otra vez a tí. Terminaba por abrirla, por leerla, por hallar en esa carta algo que no hubiera podido descifrar. Su fecha 6 de agosto 2014, más de un año de haberla escrito, más de un año de haberla entregado y más de un año de haber roto y vuelto una y otra vez en un círculo vicioso entre nosotros que nos desconcierta y nos llena de duda. Me has hecho llorar, me has hecho sufrir, me has hecho reir, me has hecho enojar, me has hecho soñar y vivir y sin embargo ahí sigue la duda. La duda de sí en el fondo de tu ser ególatra, narcisista, superficial, egoísta, materialista, clasicista, prejuicioso, fatalista e infantil habrá un espacio para mí. Saber si cuando dices -te amo- tendrá un poco de verdad a pesar de que suene tan banal, quizá nunca lo sabré. Tratar de creer que me has guardado fidelidad y evadir que te pasas saliva quizá para tragarte tus mentiras. Creer, de eso se trata. A pesar de que todo apunta a que mientes, he decidido cegarme a creerte. En el fondo he buscado mirar a otro lado cuando las razones para abandonarte son muy evidentes. Cuando has jugado, te has burlado y me has tratado de un modo tan banal e indiferente, como el perro que efectivamente crees que soy. Como una simple mascota que puedes jugar un rato y luego olvidarte. Dicen que el amor es un salto de fe, contigo quise dar ese salto, ese paso ciego hacia un abismo de posibilidades sin embargo tú mismo me detuviste, ¿por qué? ¿Para qué salvarme de la locura que quería cometer contigo?, ¿de casarme?, ¿de hacer una vida a tu lado? A menos que supieras de antemano que no me conviene, que no es lo adecuado, que en tu infinita supremacía te apiadaras de mí por un momento y evitaras que cometiera una catástrofe, un desastre, que finalmente te compadecieras y me dejaras ir, me dejaras libre. Un gesto amable el tuyo, quizá el más valioso. Quizá en el fondo si me amas, pero tu forma de amar es así, una porquería. Porque me amas pero no te preocupas por mí. Porque no basta con amar, es entregarse en cuerpo y alma. Es atención, devoción, es pertenencia, es unión, es crear un alma que alberga en dos cuerpos. Y más que palabras bonitas en una carta o un poema se demuestra día a día, con un saludo de buenos días, con un saber como te fue, con atenciones, en observar y escuchar lo que necesita el otro y ayudarle sin esperar a que se lo pidan, con tratar de conquistar a la otra persona como la primera vez, de seducirlo, de ser romántico, de conocer su historia, sus miedos, sus logros, sus caprichos, su vida, sin juzgar, de enamorar. Al final tú marcaste la línea entre lo que yo podía aspirar y lo que jamás tenía permitido involucrarme, de lo que significaba amar para ti. Quizá lo que pedía era muy severo para ti e incluso para mí, algo muy posesivo o muy cursi, muy exagerado, exigente, no lo sé y ya no importa. Quizá te amé demasiado, en exceso, locamente, exageradamente sin embargo es la única forma de amor que conozco, es la única forma en que amo yo porque así soy, yo me entrego, con pasión y locura y aunque probablemente cuestionarás mi ideología en estos momentos y probablemente me llevarás la contra y optarás por una forma de amor más prudente, por algo más sensato no me interesa discutirlo más, estoy cansado, tan cansado de esto y muchas otras cosas, de tus reclamos injustificados, imprudentes, de tus escasos detalles, de tu frialdad, de tu frivolidad, de tu bipolaridad, tus arranques de ira y tu atrevimiento para insultar mi vida y mi mundo sin conocerlo a pesar de que tú me cerrabas el tuyo yo te abría el mío sin dudarlo pero nunca quisiste conocerlo y lo escupías como si fuera algo aborrecible, como si lo conocieras de antemano porque según tú has vivido tanto y ahora que te has vuelto un santo inmaculado y temes ensuciarte de inmundicia la cual irónicamente ya llevas dentro, cuánta hipocresía. Eres altanero, quejumbroso, arrogante, engreído y como todo aquel que sufre de soberbia siempre termina por caer en la ignorancia y estupidez y bien dicen que el estúpido no sufre sino los que le rodean. Bien podría guardar una esperanza contigo y rogar, suplicar, gritar y hacer cualquier otro acto que alimente tu histeria y tu ego con el que vuelvas a mí finalmente, regresar otra vez pero se me hace ya muy patológico, patético y fastidioso. No sirve en nada para mi crecimiento como persona ni para el tuyo. Hay una frase que dice "te amo no por lo que eres sino por lo que soy cuando estoy contigo" y me he dado cuenta que no me gusta quien soy cuando estoy contigo, haciéndome a un lado a mi, complaciéndote en todo, minimizando mi vida o cualquier aspecto de ella que pueda molestarte y al final tú lavándote las manos porque obviamente cualquier error es mi culpa, como todo, como siempre, porque soy dramático, por meloso, por afeminado, por puto, por juntarme con gays y tú un ser incapaz de aceptar culpas o responsabilidades, todo queda en el otro, en mí, porque asumir culpa es asumirte como imperfecto, como un ser humano y tú eres un dios. Y tienes razón tú eres un dios,  aunque lo que yo veo es un niño miedoso jugando a querer pero yo no soy un perro a tu servicio, no me gusta en lo que me he convertido a tu lado, seré imperfecto y he cometido errores pero no creo ser mala persona, ni dar asco ni tener que estar rogando por cariño o afecto o porque pasen un día conmigo, ya encontraré a alguien que me valore como tal y que me haga feliz y yo a él. Soy mejor que esto que somos, que lo que fuimos y puedo ser aún mejor todavía solo que no será contigo. De algo sí estoy orgulloso de nuestra relación, no te engañé, fui honesto y cumplí mi palabra hasta el final y me siento satisfecho por eso. Me voy con las manos limpias. Fuiste único para mí y solo exististe tú en el mucho o poco tiempo que estuvimos. Todos tus desprecios, tus berrinches, tus rabietas, tus engaños, tus impertinencias, te los perdono, todo. Sé que estarás bien, no me necesitas, ni a mí ni probablemente a nadie en tu vida. Quizá dolerá un poco pero lo superarás con algunas fiestas y alcohol, siendo tú de verdad y sin limitarte. Me preguntaste si podíamos ser amigos, realmente no. Como novio fuiste alguien especial para mí, como amigo por lo que te conozco valoro más a los amigos que tengo, gracias.

Alejandro.

lunes, 2 de noviembre de 2015

DECIR TE AMO

Decir que te amo es quizá un acto muy precipitado,
decir que adoro tus ojos que me abren a paraísos remotos,
tus labios que besan los míos, tibios, pausados, con tempo,
tu pelo negro que imagino cenizo a los años de estar contigo
y esas arruguitas que denotan una sonrisa de niño travieso.

Tocar esa piel tan suave y tersa que excita mis manos,
envolverme en tus brazos fuertes, de bestia salvaje,
tus músculos de macho cabrío, reacio, semental,
ponerme de cucharita y tomar tu mano entre la mía,
dormirme acurrucado contigo, desnudo, empiernado
sentir el roce de tus pies calentando los míos.

Coger o fajar, antes o después que más da,
sentir tu verga grande, gruesa en mis manos, en mi boca.
Juguetear con tus nalgas o tú con las mías.
Repasar tu cuerpo o excitar tu cuello al son de un beso.
O dormirnos sin sexo, sin fornicar como conejos, 
como un matrimonio entrado en años.

Oir tu voz varonil, despreocupada, risueña,
tu carácter animoso, inocente, curioso,
escucharte hablar de tus metas, de tus travesuras,
de tus aventuras, de tus sueños, de la vida,
hacerte el tonto cuando cacho tus mentiras y sacarme una sonrisa.

Guardar tus confidencias, tus puterias, tus ocurrencias,
tus técnicas secretas para proteger corazones rotos.
Salir a cenar a la luz de las velas o hacer de cenar,
echados viendo películas o novelas.

Tu ser amable, tu carácter indomable,
la fatalidad de un cabrón y la ternura de un niño.
Todo un hombre, todo un campeón.

Molestarte de vez en cuando y saber que soy gorroso 
y apasionado pero tener tacto para ponerme un alto.
Saber que no confías en mí, que eres incrédulo a mis palabras,
que no ves futuro conmigo aunque hablemos de familia, de niños,
que quizá piensas que te haría sufrir como tú a mí.

Conocerte de años y sin importar con cuantos nos hemos acostado,
sin importar si somos amigos, amantes de antaño o sea lo que sea,
te sigo admirando, queriendo y amando como la primera vez que te besé.
Ser leal a ti, es hacerte saber que aquí estaré no importa el pasado,
no importa el presente o el futuro, que yo pondré por ti al fuego las manos.

Y aunque yo esté loco y desquiciado por amarte así sin cuidado, 
que probablemente te de miedo y quieras salir huyendo,
solo es eso, decir que te amo, te amo como eres, sin motivos o propósitos,
sin esperar reciprocidad, ni nada a cambio, si acaso verte crecer y soñar.
Te amo porque me haces sentir vivo, porque siento mi corazón latir,
mi ojos brillar y mi sonrisa crecer, como nadie más me hace sentir.

Y aún así decir te amo sigue siendo un acto violento,
bruto, impulsivo, sin lógica ni sentido, despiadado, aventurado.
Decir te amo es un acto muy muy precipitado,
pero solo así los locos como yo sabemos amar.

Precipitado, así te amo.

Alex G.

viernes, 17 de abril de 2015

COCUYO

Abracé el cielo
en el dulce anhelo que lanzó un suspiro,
del tibio río de tus ojos negros.

Amé el tocarte
en el instante profundo de un augurio,
murmullo fugaz de eternidad rapaz.

Morí al dejarte
en los brazos amantes y violentos
del estruendo y desdichado mar salado.


Ahora te veo de lejos amor mío...


expío pecados cual pétalos de rosa,
clavo cuchillos en pechos amargos,

muero iracundo en celos que consumen
como lumbre de volcán en orgasmo

deseando sostener tus alas de Ícaro,
sollozando un beso tuyo,

ese cocuyo, salvaje, silvestre,
cual suave vientre
de noches solemnes.

A. G.

lunes, 15 de diciembre de 2014

TÓMALO O DÉJALO


Te dirán de mi lo peor...
muchas cosas serán ciertas,
muchas otras no.

Tú tendrás la oportunidad
de averiguar la verdad,
será tu decisión si te quedas o te vas.

Te daré la oportunidad
de conocerme,
de abrirme contigo... 

mis defectos, mis talentos,
mis errores, mis aciertos,
mis dichos, mis hechos,
mis alegrías, mis tristezas,
mis triunfos, mis fracasos,
mi ser.

Verás si soy transparente,
leerás mi mente a veces,
y con un poco de suerte,
escribirás en mi corazón.

No soy cursi pero puedo ser romántico,
no soy optimista pero puedo ser sensato,
no tengo sentido del humor pero puedo hacerte reír,
no soy un gran amante pero puedo hacerte sentir.

Y probablemente te defraudaré muchas veces
pero también te sorprenderé muchas otras más.

Quizá no seré lo que esperabas,
tal vez tú tampoco lo seas para mi,
y este amor quizá no sea brillante 
y no tenga ritmo ni forma... como este poema,

pero es lo que tengo y es lo que ofrezco.

Tómalo o déjalo,
y sobra decir que deseo que lo tomes ya,
y escribir contigo una historia,
corta o larga, no importa,
pero que sea nuestra y que sea única y especial.

Alex G.

jueves, 27 de noviembre de 2014

ADIÓS

J:

De una u otra forma me gustaste, por muy poquito tiempo que fue, tanto incluso que me llegué a enamorarme de ti. Por eso cometí muchas estupideces que al final me hicieron perderte y terminaste por odiarme. Ahora sales con la persona a la cual me quería mucho y no supe apreciar hasta que le rompí el corazón y que también me odia de cierto modo. Lo bueno de esta historia es que si el karma existe se acomodó para ti y para él, ahora están juntos y parece que les va bien aunque a mi eso me puede lo he de admitir. Y heme aquí a la una de la mañana hablándole a tu foto, en medio de relaciones disfuncionales que me sirven de escape para no sentirme solo, mientras tengo que dar la cara al mundo y diciéndole que no me afecta lo que digan de mi cuando en el fondo si lastima, duele. Duele adentro, es un mar de envidia, de celos, de coraje, de tristeza que tengo que volcar de mi cabeza rápidamente para sacar adelante cada día que venga. Veo tus logros a lo lejos, tus sonrisas y ese lugar que él ocupa ahora y que tanto deseaba ocupar yo. Y un rencor en el fondo me inunda como no tienes idea, un odio tan grande que me calienta por dentro. Trato de pensarme como humano, de saberme mortal, de saber que me pueden herir el ego, que me pueden humillar, hacerme sentir mal y que es natural lo que siento mientras racionalizo esos pensamientos y sentimientos negativos y los envuelvo en comprensión, autocompasión y en múltiples mecanismos de racionalización para encontrar esa paz que huye de mi. Una lucha de dos, en la que una parte de mi quiere desearte lo mejor y otra quiere que sufras, que veas que estabas equivocado al no elegirme a mi, al no luchar por mi, al no darme esa oportunidad que me merecía, que aún merezco y que no me diste por cobarde, cuando sé que es mi culpa precisamente de lo estúpido que soy cuando me enamoro. Por eso no me enamoro, porque duele. Duele que aquel al que amas y por quien darías todo te desecha como si fueras un pedazo de papel. Duele saber que tú lo darías todo y el otro no daría ni un día para verte. Por eso en mi caso y en la mayoría de las veces me es más fácil jugar con las personas, porque es más fácil jugar con el cuerpo que con el corazón. Porque entonces yo tengo el control de quien me gusta, de quien me quiere y no estoy sometido al rechazo, al dolor. Sin embargo todo en este mundo se paga y ya me tocaba la de perder. Me tomará tiempo sanar la herida, sanar mi orgullo, mi ego. Quizá siendo honesto no pueda desearles el bien hoy pero ojalá con el tiempo pueda hacerlo. Pueda desearles lo mejor de corazón a los dos, porque se que se lo merecen. Porque los dos son muy buenas personas pero por ahora prefiero callar, callar y alejarme de ustedes, de los demás y volver a mi. A lamerme las heridas y a disponer de mi tiempo para salir adelante, para sacarme adelante. Es estúpido que esté sufriendo por amor por algo que visto desde afuera es algo tan insignificante, que para otros es nada siendo que hay problemas más importantes en el mundo, problemas más importantes que tengo yo incluso como mi familia, mi futuro, mis sueños, pero así funciona la psique dándole importancia a lo que no lo tiene. Ojalá algún día pueda ser tan feliz como tú y ojalá algún día salga de esta depresión y pueda emprender aquello que quiero, esos sueños que he dejado estancarse por poner mi mente en donde no debo. Te admiro por lo que has hecho, por tus logros y por lo que eres ahora y como quisiera ser feliz a tu lado en este momento y compartir todo eso contigo, que lástima que no puedo, que no pude, pero al menos se que hay una buena persona a tu lado que se que tratará tan bien como te mereces. Cada vez que salgo herido me cuesta más trabajo abrirme y es increíblemente estúpido que la única forma en que pueda hacerlo ahora es escribiendo. Me esforzaré por ser una mejor persona tal vez no para ti puesto que ya no te importa y de todos modos no leas esto pero si para mi y para esa persona, si existe tal vez, que me acepte y me quiera y que yo también pueda querer. Amar no es nada sencillo, hasta el momento siempre la he cagado. Espero y a futuro hacerlo mejor y no cagarla y dejar escapar a alguien importante sin decirle "TE AMO". 



A. G.

viernes, 7 de noviembre de 2014

Acaecer


Acaece del cielo tu regazo,

en el sonido de la niebla,
en la historia de la histeria,
en cuentos de hadas de una sirena,

como vela en ciudad muerta,
como niño mamando teta,
como luciérnaga en isla desierta,

te cuelas en lluvia de estrellas,
te condensas en bellas auroras,
te sublimas en valle de letras,

y danzas en bífidos instantes,
y cantas en cilíndricos corales,
y vuelas en cánticos boreales,

en el silencio del sereno,
en la histeria de la historia,
en el suspiro de un espectro,

acaece del cielo tu regazo.

Alex G.

lunes, 8 de septiembre de 2014

COOL KIDS





"I wish that I could be like the cool kids 

Because all the cool kids, they seem to fit in"


A veces desearía ser como los demás,
como aquellos que se divierten,
como los que parecen felices.

A veces quisiera ser un chico genial,
uno que no sea homosexual,
que no sea raro o anormal.

Ser más sociable,
ser menos reservado,
ser más fiel,
ser menos promiscuo,
ser más pensativo,
ser menos impulsivo,
ser más decidido,
ser menos dubitativo,
ser más humilde,
ser menos orgulloso,
ser más valiente,
ser menos cobarde,
ser más sano,
ser menos alcohólico,
ser más divertido,
ser menos aburrido,
ser más interesante,
ser menos monótono,
ser más espontáneo,
ser menos melancólico,

y bailar, cantar, actuar, 
tocar guitarra, escribir o redactar,
ser un gran deportista o intelectual,
tener alguna gracia que me hiciera especial.

Ser respetado, aceptado y querido por todos,
ser esa persona que toman en cuenta,
no sentirme ignorado, rechazado, despreciado.

Ser amado y sentirme amado.

Amigos en abundancia, pareja en constancia,
trabajo sin trabas, familia cálida,
una vida prospera y sin fallas.

Sin defectos, sin moretones en la cara,
sin heridas en el pecho o cicatrices en el alma,
sin caídas graves o escándalos de cama.

Ser como los chicos buenos,
los triunfadores, los galanes de revistas,
los que se portan bien y les va bien,
los de muchos reconocimientos, trofeos y medallas.

Los que se casan, compran una casa,
tienen hijos y viven una vida fantástica,
ser como los que encajan
y no sentirme una pieza dañada.

Quisiera no estar roto, defectuoso o herido,
para poder disfrutar como los demás

pero esto es lo que he podido lograr,
ser yo mismo, ser real,
aunque me cueste la felicidad.

porque por más que lo he intentado,
por más que lo he deseado,
no podría ser como ellos,

no es mi estilo, no es mi vida,
no es mi camino, no es mi destino,
no se siente bien, no se siente yo.

Y quizá siendo yo, sin talentos,
con defectos, sin ser especial,

tal vez y solo tal vez, alguna vez,
pueda brillar.
Alex G.

jueves, 24 de julio de 2014

ANATOMÍA DE UNA FOTOGRAFÍA

Te vi con él
y lo noté.

En tu sonrisa no leía amor,
más bien resignación.

Cansancio, desdicha,
tus ojos suspiraban fatiga.

La rendición de los juegos del corazón,

Tomaste de la mano
a quien te tratara más humano.

Te olvidaste buscar la chispa adecuada,
te conformaste con un fuego estable.

Ya no estás para miedos,
para que te traten como un perro.

Te vas a lo seguro, lo tangible, lo estable,
dejas lo espontáneo, lo volátil, lo excitante.

La paz de lo permanente
en sacrificio de la guerra de lo fugaz.

No soy quien para decir si tomaste la decisión adecuada

pero...

sin embargo...

si acertaste al fin,
si fuera así,

¿por qué hay tanta tristeza en tu mirada?

Alex García

sábado, 7 de junio de 2014

EN ESCENA

¿Que pasa?
los relojes suenan
y entonces salimos a escena

ahi estas nuevamente...

frente a mi con la mirada arrogante,
lejos de las licencias de mi silueta,
creas con mi espacio un vacio
lleno de rabia e indiferencia

                  pero...

tu pecho te traiciona agitado
y movimientos mordaces
capturan tus ojos y
en breve a tus manos

de pronto vuelves a mi...

el escenario espera,
te acercas, te alejas,
los recuerdos pesan...

fracasas en tu intento de estatua,
la sal no queda con tus lágrimas...

solo nos queda lo improvisado,
tomarte de la mano, darte un beso
               y acabar con este teatro.


Alex G.

ÍCARO

Caricias de mujer,
lágrimas de demonio,
           
                       goce gemelo

Pasiones vestidas de agonía
yacen estrídentes y valientes,
si he de fugarme en tus alas
que nunca caiga la espada

que nunca caiga
desenvainada en mi espalda

    furiosa y latente
    de fuego y chorreante

de vida, de magma,
de miles de estrellas fugaces,

millones de fecundos recuerdos

que disfrazan de alma que depositas en mi vientre.


Alex G.

sábado, 25 de enero de 2014

FRÍO



Este frío se siente tan familiar
como tu amor,
se siente tan cómodo
como tu corazón.

Este invierno me recuerda a ti,
a nuestros olvidos que perdí,
se siente como tú abrigo,
un hielo que me recorre desnudo,

como hogar en un glaciar,
como un mar sin sol,
como juventud marchita,
como un cobijo de nieve,

un desierto enterrado en la noche,
un silencio que grita soledad,
un corazón que intoxica,
un alma que nulifica.

Eres frío, 
eres frío y hace frío,
tanto frío que me siento incendiar,
una escarcha que me consume en cenizas.

Alex G.

sábado, 4 de enero de 2014

HUGO


Padre,
con tus cumplidos,
con tus fallas,
con tus manos arrugadas.

Padre,
con tu andar cansado,
tus dolores de espalda
y tus viejas gafas.

Padre, si se decir padre,
es por preocuparte,
alegrarte, agobiarte,
y seguir adelante.

Padre,
si soy un hijo ingrato,
si soy tu orgullo o vergüenza,
si por mi pierdas la vida o la cabeza.

Padre tan ausente de palabras
como presente en la mente;
un diálogo silencioso y abundante
nos comparte, une y reparte.

Padre, complejo definirte,
sencillo situarte,
en lo profundo del margen
entre el amor y el coraje.

Padre
¿me perdonas?
¿me ignoras?
¿me recuerdas en horas?

Padre tan indiferente,
frío, arrogante, terco,
amable, cálido, perseverante;
tan contrario y tan semejante.

¡Oh padre!
eres mi orgullo y eres mi pena
¡Oh padre! ¡Querido padre!
Te odio tanto como he llegado a amarte.

Alex G.

jueves, 14 de noviembre de 2013

LLORARTE UNA VEZ AL AÑO

Llorarte una vez al año,
decirte cuanto te extraño,
cuanto te adoro, cuanto te amo,
hacerte sentir cuanta falta me has hecho

y cuanto daño has causado
al no tenerte a mi lado,
decirte que sigues siendo el te amo
que nunca le he dicho a nadie jamás;

que eres el único con el que me pudiera imaginar
el resto de mi vida y más
tener hijos, dos o tres;
un perro, un gato o un pez.

Decirte te adoro todas las mañanas
y cocinarte o hacerte de cenar sin falta,
pasear los domingos en el parque
y brindar entre copas cada fin de semana.

Ir al cine o ver la tele acostados
y abrazarte toda noche acobijados,
pasar cada día a tu lado
y contemplarte maravillado

hasta quedarme calvo
o ser canosos y arrugados
hasta tomarnos de la mano
el último día de nuestros días

y partir hacia otro lado,
mi amigo, mi compañero,
mi yugo, mi delirio,
mi principio y mi fin,

mi pareja, mi esposo,
mi razón de vivir,
mi amor,
mi placer y sufrir,

a ti y solo a ti
que ahora no estás a mi lado,
a ti te escribo en la soledad de mi cuarto,
a ti te lloro una vez al año.

Alx

martes, 16 de julio de 2013

Preludio de un amor incinerado.


Te defendí,
te defendí de todos,
te defendí hasta de mí.

Te aferré a mis brazos 
en la noche fría,
bajo la lluvia que latiga.

Pero el peso de los besos,
rindió menos
que el daño de los años.

Una sonrisa que enamora
no arregla una mirada fría y altanera;
un te quiero sincero
no reemplaza hielos y silencios.

Perdí paciencia,
perdiste prudencia,
perdimos camino en el paso,
pasaron a perdernos en la nada.

El amor nos consumió en su fuego,
y en su fuego ardió en esplendor.

Alex G.

miércoles, 2 de enero de 2013

Desacuerdos


En verdad te quería penetrar y no se me paró
es que yo te quería coger
pero tu querías que te hiciera el amor.

Alex García.

viernes, 28 de diciembre de 2012

De las circunstancias que elegimos


Como me hubiera gustado desear ser ingeniero. Ojalá me hubiera gustado hacer grandes cálculos, de mente fría, cuadrada, puras operaciones y trabajos sin ambigüedades, subjetividades ni contradicciones en mi carrera solo resultados exactos y justos. Tener un sueldo desorbitado con el cual comprarme un carro del año, una pantalla de plasma, un iphone y tener de sobra para venderlo, perderlo o extraviarlo y comprarme otro nuevo. Sin preocupaciones por la chamba, de estármela pelando por una base o una plaza en vez de vivir de trabajos por honorarios, por horas o por proyectos mal pagados haciendo de todo menos para lo que he estudiado. Como me hubiera gustado tener palancas unos “papis” metidos en sindicatos, que con tranzas o amigos me hubieran metido en la jugada sin tanto pedo. De esos que trabajan sin saber lo que hacen, que hacen un mugrero o de mala gana y les vale madres pues como quiera les pagan,  ya están dentro y no los pueden sacar. Como me hubiera gustado desear estudiar en donde he nacido tener una madre todas las tardes que después de clases me sirviera un plato de comida en vez de estar probando el de tantos lugares baratos o de hacerla yo mismo cansado y hambriento, tener mi ropa limpia y planchada; tener una casa ordenada sin la molestia de hacerlo yo mismo, sin necesidad de pagar una renta por un techo donde dormir y vivir de estudia-hambre sin necesidad de darme cuenta de todo lo que cuesta o todo lo que vale. Si me gustaran todas las superficialidades los chismes baratos y estúpidos de los famosos o celebridades y creer que es lo mejor salir en televisión, que me gustara el futbol como cualquier mexicano y pasarme horas disfrutando de ver una pelotita correr por todo el campo.

Y aquí estoy pobre, cansado, sin tiempo, estancado pero sigo adelante no se porque. No hay garantías de un futuro mejor. No hay nada asegurado y tengo muchos problemas encima pero sigo lloro y sonrío. Pese a mis desgracias soy algo feliz no se porque.

Alex García. 

sábado, 15 de septiembre de 2012

MÉXICO




Últimamente veo con comprensión pero también con bastante desagrado personas que cuestionan la independencia de México basados en la dudosa credibilidad de la democracia y la fuerza política del estado. Sin lugar a dudas es imposible pasar por alto la fuerte ola de inseguridad y corrupción de nuestras instituciones y de la supremacía de los intereses de las clases políticas al servicio de la alta burguesía y monopolios corporativos. Pero desacreditar o desvalorizar la independencia es un grave error. 

Comparaciones osadas del presidente actual con un dictador, de esta guerra con la segunda guerra mundial o con medio oriente. Definitivamente no hay alusión semejante pues las circunstancias son muy diferentes de nuestra situación actual con la de Europa hace mas de 70 años o la de 200 años atrás de nuestro propio país. 

Yo soy un pesimista en muchos sentidos pero hoy me opongo tajantemente a esas opiniones negativas donde refieren que la soberanía nacional se ha perdido por completo. Estoy en desacuerdo con los que ven a un México mediocre y vergonzoso. Aquellos que dicen que no se puede ser independientes basados en el miedo que reina todos los días y alegan una imposición como evidencia de una perdida de la libertad, esto para mi está lejos de ser cierto. Lo entiendo, comparto el mismo sentir pero no concluyo las mismas ideas tan pronto. Muchas preguntas que no se responden culpando solo al sistema.  Buscar culpables o mentar madres no es una solución, llevar un presidente a un juicio político no hará que resuciten los muertos y dudo mucho que esté lejos de ser un comienzo a cambiar las cosas. Lo que si entiendo del espíritu mexicano es su interminable sensación de pesadumbre y su inigualable habilidad para quejarse. Nosotros los mexicanos nos quejamos, somos buenos para eso y no hay nada más mexicano que hablar mal de México mientras halagamos otros países. Damos poco y esperamos mucho. Que triste es ver que sean extranjeros los únicos capaces de ver lo bello de nuestro país mientras nosotros nos tiramos con todo lo que podemos. Se me hace una actitud hasta hipócrita cuando muchos de los que se quejan disfrutan de los placeres que otorga este país. Si tanto les disgusta este país ¿por qué no se largan? ya hubieran encontrado un medio para hacerlo, pero no lo hacen porque tienen muchas excusas, otro característica típica de mexicano, siempre tiene excusas. Como me decían de chiquito, desde que se inventaron los “peros” se acabaron los pendejos. 

Hay gente que si quiere transformar el país que si lo ama y actúa para bien del pueblo. No todos son jodidos ladrones, narcos, políticos corruptos, es gente ocupada haciendo algo bien por México y no tiene tiempo de quejarse. Y es la gente que me gusta, que se esmera, que se esfuerza y persevera, que no se rinde ante ninguna circunstancia negativa, que no agacha la cabeza y defiende no solo lo suyo sino de todos. Esa gente existe pero todos están tan ocupados prestándole atención a aquellos inútiles que no la merecen que se olvidan de que si hay buenos mexicanos. México se mueve, vive, respira, es un corazón herido que tiene la sangre hirviendo y está lleno de fuerza.

Si hay que celebrar, hay vergüenzas, hay errores, hay caídas que tenemos, pero hasta las heridas profundas se celebran porque significa que hay vida, que hay esperanza y que un mañana para hacer las cosas mejor que hoy. México no es un país mediocre, ni pendejo, aunque tenga muchas personas que representen muy bien estos conceptos. Hay una democracia que se está construyendo con muchos huecos y defectos que deja muchas decepciones, quejas pero también muchas áreas de oportunidad. No hay que dejar de luchar, no hay que dejar de quejarse pero si hay que comenzar a proponer. A alzar la voz no solo para mandar a chingar a su madre sino para actuar también. Por hoy seré de esos optimistas que tanto me caen mal pero diré que yo si estoy orgulloso de ser mexicano. Con todas sus tristezas, con todas sus pesadumbres, con todas sus alegrías y contrastes, lo amo, aquí nací, crecí y aquí estoy dispuesto a luchar por el. ¡Viva México!

Alex García

jueves, 5 de julio de 2012

ESTO ES POLÍTICA SEÑORES

He de admitir que los cuatro candidatos que se postularon no me convencieron o no me sentí representado. Sus posturas ante temas de gran relevancia me parecieron pobres, inciertas, ambiguas, débiles. Discursos repetitivos, automáticos, demagógicos, con sonrisas falsas y plásticas; en fin, la instrumentalización clásica de cualquier político en contienda. Mercadotecnia simple ante la venta de un producto de baja calidad a un alto precio por falta de otras opciones. A mi parecer ninguno le llegó a la silla presidencial, a todos les queda muy grande el saco o la banda por igual. Pero ni modo, eso es lo que teníamos, eso es lo que ofrecieron los partidos y nuestras instituciones como vía de representación en esta democracia. Estoy de acuerdo en que las exigencias que tengo y considero de la mayoría de los mexicanos no son imposibles pero al menos son difíciles de complacer y por un largo periodo difícilmente cambiará. Un candidato a la altura de mis ideales y exigencias está más cerca de lo divino que de lo mortal.
Aclaro que nunca he sido un ciudadano afiliado o con preferencia definida por un partido político. He buscado en la medida de lo posible ser lo más objetivo posible aunque no dudo que me he equivocado, y pueda seguir haciéndolo, al final de cuentas no hay otro modo de aprender. Y bajo esta premisa he buscado ejercer mi derecho al voto en preferencia por quien considere el mejor proyecto, la opción más viable o competente para las demandas sociales que percibo.
He estado rodeado de distintos personajes en mi vida que me han tratado de influir. Pasando por unos padres conservadores y panistas, amigos abiertamente comunistas, profesores de izquierda, sindicalizados priistas, conocidos de derecha e incluso quienes son ajenos a todo este teatro y lo definen con sobra de evidencia como asqueroso. Estoy agradecido de haber aprendido de todos ellos pues he podido sintetizar algo significativo: nadie tiene la verdad. Todo es muy subjetivo, es muy fácil llevarse por la postura que tenemos y percibir la realidad acorde a lo que uno cree, aferrarse a sus ideales y rechazar de entrada el juicio o la opinión de los demás. Y ante la falta de objetividad aparente solo queda valerme de mi propia subjetividad, lo que yo creo y defino como propio. He buscado tomar en cuenta los errores de los demás para no caer en ellos y las ideas que he considerado verdaderas sin mayor margen de validez que mi propia percepción y las evidencias que me arroje mi realidad. Pero con la esperanza de no cegarme ante mi propia subjetividad y estar abierto a las posibilidades, a ese espectro en el que como humano que soy puedo caer en el error.
Nunca mostré mi agrado o complacencia por el candidato Andrés Manuel López Obrador. Él nunca me pareció un candidato ejemplar. No voté por él en 2006 y si voté por él en 2012 fue por lo que su proyecto representa, o al menos a medias, y no porque él me convenciera del todo. La verdad hubiera estado mejor representado a mi parecer con un candidato como Marcelo Ebrard. AMLO y los actos del 2006 lo dejaron muy mal parado al inicio de las elecciones pero se logró recuperar y con grandes expectativas de triunfo hacia la cuesta final de las elecciones. El problema es que cayó en la trampa del PRI quien revivió el fantasma del fraude y él lo aceptó pasando de un discurso amoroso y conciliador a uno paranoico y de complot. Otro error fue en el segundo debate programado por el IFE donde tuvo una oportunidad enorme de brillar por encima de Peña y la desperdició. Tuvo oportunidad de formar acuerdos con el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad de Javier Sicilia y se mostró caprichoso, indignado y resentido con la crítica que le hacían. AMLO tuvo oportunidades de ganar más adeptos a su causa, de ganar votos, de superarse, pero no lo hizo. Se notó terco, sin capacidad de autocrítica o de aceptar opiniones diferentes a las de él. También su imagen física no denotaba la misma chispa, la misma fuerza que en el 2006, se veía cansado, apagado. Y ante dos candidatos con altas cantidades de maquillaje, gel para el pelo y photoshop es dificil verse bien, no digo que había que usar las mismas artimañas pero una manita de gato hubiera ayudado, él se descuido. El PRI hizo de las suyas pero AMLO también tuvo la culpa.
El PRD, el partido independientemente de AMLO, ha logrado consolidarse como una fuerza y con unos ideales que me parecen van mas acordes a mi manera de pensar y de sentir. Aún hay desconfianza de mi parte pues sus orígenes residen en el PRI y aún tiene en el asilo algunos de sus dinosaurios. El PRD nunca ha sido monedita de oro, tiene prácticas corruptas y autoritarias como todos los partidos. El PRD nunca ha sido de izquierda, o al menos no una izquierda completa como muchos me lo han querido hacer ver. Así como el PAN no es un partido de derecha y tampoco el PRI un partido de centro. Etiquetar a las principales fuerzas políticas es forzado e inadecuado. Las identidades de los partidos difícilmente coinciden con la percepción que se tienen de ellos. El problema radica en la ideología predominante más que en su verdadera esencia o constitución. El PAN por ejemplo por sus orígenes es un partido de índole liberal aunque se maneje bajo principios conservadores y afines al Yunque como el hecho de estar en contra del aborto y matrimonios homosexuales. Lo que quiero decir es que los partidos como sus candidatos son contradictorios. Tienen muchos contrastes y es fácil ver los claroscuros que uno quiere o que le conviene. Y tanto como izquierda como derecha arrastran los fantasmas de sus pasados respectivos.
De Josefina Vázquez Mota siempre me cuestioné lo “diferente” que es. Desde un principio de su campaña tomó a simpatizantes calderonistas en su bastión. Siempre que le preguntaron si era diferente subrayaba hasta el hartazgo el contraste de su partido con el PRI o PRD. Jamás a mi parecer pudo definir en que era diferente de Calderón. Sus propuestas quedaron empañadas por sus ataques a otros partidos y a Elba Esther. No es posible que Peña hubiera hecho mejor promoción del programa Oportunidades que ella. Si hubiera podido definir que la haría “diferente” al gobierno actual posiblemente hubiera tenido mayor trascendencia. Ante un pueblo lastimado por tanta violencia e inseguridad nunca se molestó siquiera en tomar esto como el punto principal de lo que le demandaba la sociedad. Pensar que una mayoría mexicana estaba de acuerdo en seguir las mismas políticas que habían dejado al país en las condiciones actuales no solo era insensato sino estúpido si quería en verdad ganar estas elecciones. Lamentablemente Josefina por muy mujer que es, nunca pudo desprenderse de las faldas de Calderón. Si a eso le sumamos que su partido ya estaba fracturado, débil y el apoyo que tenía por sus diligentes era escaso o no se veía el compromiso o incluso la traición por el apoyo descarado al candidato de la oposición. Todo era una crónica anunciada de su derrota.
De Peña Nieto sobra decir cualquier cosa. No se habló tanto de nadie más en seis años y en los que vienen en el país que de cualquier otro personaje a mi parecer. De su partido puedo decir que si bien es cierto que sus dinosaurios no se han extinguido, si se han refugiado muy bien. Acepto mi profundo rechazo hacia lo que el PRI y Peña representan pero no se puede negar que el PRI ha diferencia de otros partidos sabe hacer política.
¿Y qué es hacer política? Hablamos de jugar sucio, jugar rudo. Eso es política. La política buena, pura de nobles intenciones es absolutamente utópica. La buena política como el buen sexo sino es sucio no es bueno. El PRI tomó las debilidades del sistema democrático actual y las aprovechó. Supo jugar bien sus cartas.
El complot con los medios de comunicación es cierto. El proselitismo político a favor de Peña Nieto por las encuestas es cierto. El sesgo informativo es cierto. La compra de votos es cierta. El robo de urnas es cierto. El derroche millonario es cierto. Los sindicalizados o que buscan planta sometidos a los intereses de sus dirigentes, es cierto. El mapachismo es cierto. La corrupción del PRI, de sus lideres, de su manipulación, de su cochinero con Gordillo, todo es cierto. ¿Qué no es cierto? Que Peña Nieto se haya impuesto solo por venderse bien en televisión. Él es la imagen y está encerrado en una burbuja. No se ensució las manos en el proceso electoral ni lo haría, el trabajo sucio lo hacen otros. Y al final de cuentas independientemente de eso, el que lo eligió fue el ciudadano. Por mas sesgo informativo y por más bueno y guapo que lo vendieron en los medios, el ciudadano votó por el. La culpa es del mexicano, de nadie más que de su propia ignorancia o cinismo. Las televisoras lo querían imponer pero el lápiz lo tenía en su poder el ciudadano. Pensar que solo es culpa de Televisa el tener un presidente iletrado es subestimar a nuestro país. Hay que admitir que los otros partidos, los otros candidatos no llenaron expectativas, no levantaron suficiente. Les faltó. Fue una suma de factores: un IFE débil o complaciente ante los partidos, un complot entre medios y el PRI desde hace seis años, encuestas con favoritismos, un pacto de Calderón y el PRI, un PAN fragmentado, débil, corrompido y desgastado; un AMLO cansado sin la misma chispa del 2006 y arrastrando resentimientos.
No niego que hubo fraude, lo hubo, lo hay y lo seguirá habiendo. Es parte de la política. Pensar en un país sin corrupción, sin fraudes, es pensar en un país perfecto que no existe ni existirá. El juego sucio del PRI subraya las debilidades de nuestra democracia joven y las áreas de oportunidad en donde las reformas políticas, electorales y democráticas toman un papel significativo para que pueda seguir avanzando y construyéndose en una democracia más fuerte. Lo perfecto no existe al igual que las elecciones limpias, puras y transparentes como el agua. Pero lo que si existe es lo perfectible y nuestra democracia lo es, tenemos muchas áreas que pulir. Y nuestro papel como ciudadanos es exigir a nuestros servidores públicos que esas áreas de oportunidad sean analizadas y superadas para en un futuro evitar, o al menos en menor grado, pensar en la posibilidad de un fraude. Blindar el poder ciudadano hacia una mejor democracia. Seguirán apareciendo huecos o fallas y estás a su vez se deberán seguir corrigiendo. Así se construye un país. No podemos más que tomar a los que se aprovechan de los huecos que existen para mejorar nuestras leyes. Y a los que las rompen hacer que cumplan con las sanciones correspondientes. Eso es lo justo. Desacreditar una ley por imperfecta es inapropiado.
No es el fin del mundo señores aunque sea el 2012. México no se acaba porque llegue el PRI a la presidencia. Las instituciones aunque deficientes están mejor paradas para defender un sistema democrático y evitar el regreso a un gobierno autoritario. El PRD y la izquierda están muy bien posicionadas y jugarán un papel importante en esta legislación. AMLO está en derecho, y obligación, de impugnar hasta que se resuelvan todas las anomalías que hay. Pero de no obtener el puntaje necesario para revertir la virtual victoria de Peña Nieto deberá aceptar la derrota con dignidad. Desconocer las elecciones e instituciones así como tomar las mismas acciones que AMLO hizo en el 2006 sería un costo muy grave no solo para él sino para su partido. Aceptar un derrota digna ante una victoria sucia no es debilidad, injusticia o conformismo es inteligencia y estrategia. Esto es política. Se pierde una batalla no la guerra. Hay que pensar en el futuro. El 2018 ya empezó desde hoy, hoy, hoy.

Alex García
@al_xpreso

martes, 3 de abril de 2012

LOS VELORIOS DE UN SUEÑO



Amor, amor,
si nunca te has ido
debo estar ciego

porque no te encuentro
Si estás adentro
has luz en este averno

a un nocturno corazón
le faltan lentejuelas
como a la luna las estrellas

dime si te grito,
te lloro o te canto,
dichoso encanto

si respondieses mi llamado
O si ya te has ido
espero recado hayas dejado

para vivir del dulce recuerdo
ante tu adiós tan amargo

Amor, amor,
¿acaso has muerto?
o tal vez...

mío fue el entierro.

Alex G.

miércoles, 21 de marzo de 2012

ARRABAL

"La poesía es vertical como una erección"

. . .

La poesía no es barata,
pues no es puta que cobre.
La mierda no es hecha de bronce.

El único café amargo,
son esos amores de verano
que en palabras se han vomitado.

Lejos esta siquiera de ser mediocre.
Al contrario se arrastra como cucaracha
entre la mugre de un baño,

como ecos baratos de suspiros lejanos,
la poesía es cruel con la piel.
Lleva sangre el filo de cada letra,

un sadismo que erecta al poeta.
Un hedor a sudor y sueños de antaño
y lo bautiza con añejos cigarros.

Seduce y en la noche se esconde
entre baile de tentaciones
cobra caras desilusiones

es violada sin piedad en la calle
y callada con los llantos de hombres
para curarles el mal de amores

La palabra es mundana y vulgar,
la rima una vestida olvidada de arrabal
¿y la poesía?

La poesía solo es una cría
parida en burdel.


Alex G.

miércoles, 1 de febrero de 2012

COSTUMBRE


Mi alma se muestra cansada
de seguirte buscando a mi lado
de saberte animado por verme
y alejarme ante tu falta de cuidado

 Aburrido de buscarte aparente
mientras sigues de mi amor dudando
¿o es acaso cobarde el tuyo que no se decide?
¿que se necesitan para tomar segura tu mano?

 El juego comienza a tornarse aburrido
por esperar las cartas sobre la mesa termina uno dormido
los mismos roces, los mismos tactos, el mismo no contradecido
tus intenciones confusas van dejando un exhausto trabajo.

 La chispa se esta desgastando
de prender mil veces un fuego de cenizas
termina por sofocarse al poco rato
en el frío va desvanecido lo intacto

con la costumbre el amor nunca ha bailado

Alex García